Lanzamiento Regional

Lanzamiento Regional de la Política Universitaria Centroamericana para la Reducción del Riesgo de Desastres

La Política Universitaria Centroamericana para la Reducción del Riesgo de Desastres responde al compromiso manifestado por las universidades al desarrollo humano sostenible y la reducción de los grandes problemas que aquejan a las sociedades centroamericanas, considerando los altos niveles de vulnerabilidad, casi crónicos a los que están expuestos millones de personas.

 Desde esta perspectiva, los estilos de vida de las comunidades y los países, están jugando un papel primordial a tal grado que es urgente un cambio, que permita pasar de la cultura del desastre a la cultura de la prevención, para lo cual se hace evidente la importancia de los pilares de la educación en donde, el saber aprender, saber ser, saber hacer y saber convivir resultan determinantes para la RRD.

En esta política se han considerado las 4 componentes:

1. GESTION INSTITUCIONAL UNIVERSITARIA

La RRD ha de ser abordada en las políticas, la normativa, la planificación, la organización y en los presupuestos de las instituciones de educación superior. La RRD se concibe como un componente de la gestión universitaria que ilustra el compromiso social de la institución con lo cual determina y justifica a la vez, su calidad y nivel de excelencia. Dichas herramientas deben ser construidas participativamente, ser holistas y claras, enfocándose en  que el tema esté incorporado como un contenido que permita complementar y fortalecer la seguridad en las instalaciones y actividades universitarias,  la formación de los estudiantes y los alcances de la función social de la universidad y de su calidad.

La gestión de la RRD deberá hacerse idealmente a través de una instancia técnica y administrativa interna que oriente y favorezca la planificación, la ejecución y la evaluación del quehacer universitario en RRD, que funcione como enlace con representación institucional oficial ante el ente rector en reducción de riesgo de desastres de cada país.

2. COMPONENTE ACADÉMICO

Incorporar la RRD como eje transversal en los programas de estudio y de investigación así como en los programas y actividades de proyección social por ejemplo, permite incrementar las exploraciones en la búsqueda del nuevo conocimiento sobre análisis de riesgos, reducción del riesgo, preparación para emergencias y recuperación y aplicación de los conocimientos adquiridos en situaciones reales, en la innovación y la tecnología. Más efectiva y enriquecedora resulta esa formación si, al abordarse esos contenidos, temas  o situaciones en estudio se ejecutan vinculando estas tres funciones básicas (docencia, investigación y extensión) como unidades de aprendizaje para la formación integral.  

3. COMPONENTE DE SEGURIDAD INTERNA

Educar para la RRD y brindar servicios a la sociedad en esta materia presupone que las universidades son un ejemplo de instituciones que conocen sus riesgos, y que hacen esfuerzos sistemáticos por reducir la vulnerabilidad de sus campus  y en las actividades que organiza o en que participa la Comunidad Universitaria, estando preparadas para emergencias y posibles desastres. Para ello las universidades centroamericanas deben contar con políticas, planes y estrategias, que promuevan universidades más seguras, que le permitan además,  contribuir con mayor efectividad a la reducción de riesgos de desastres en las comunidades de la región.

4. COMPONENTE DE COMPROMISO CON LA COMUNIDAD Y EL PAIS

Las universidades por su naturaleza han de asumir un compromiso con la RRD, y deben figurar como un recurso importante en los Sistemas Nacionales de Protección Civil, Reducción del Riesgo de Desastres o similar.